Nos hemos acostumbrado a las devoluciones rápidas


Me he alegrado al leer en el día de hoy una noticia en el Diario de Cádiz, de la que extraigo literalmente la frase que me ha llamado la atención:

“Varios gaditanos se han puesto en contacto con este diario para criticar el retraso del pago de las devoluciones de la Agencia Tributaria a los declarantes del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF)”

Y es que, ya nos hemos acostumbrado a recibir las devoluciones de IRPF tan rápidamente, que en cuanto se retrasan un poco empezamos a ponernos nerviosos…

Es evidente que la eficacia lograda por la AEAT, en estos últimos años sobre todo, a raíz del uso creciente de su página web, se debe al esfuerzo de “todos”, pero fundamentalmente de los empresarios, entidades y Administraciones Públicas, que han contribuído de una manera decisiva a que los plazos de las devoluciones puedan realizarse cada vez en menos tiempo.

Sin embargo, muchas veces tendemos a olvidar que, el hecho de presentar una declaración por vía telemática, no implica que necesariamente nos tengan que devolver antes, ya que los procesos internos de comprobación que han de realizar las distintas Delegaciones y Administraciones son bastante complejos, y algunas de las declaraciones presentadas requieren una más detallada verificación de los datos declarados, lo que obliga a una especial dedicación y un mayor plazo de comprobación.

De forma breve, voy a resumir el procedimiento de comprobación/devolución de las declaraciones de IRPF, que espero nos ayude a no desesperar si algún día nuestra devolución se retrasa:

  • Si una declaración se presenta por vía telemática la incorporación de los datos al sistema informático de la AEAT es inmediato, efectuándose en el mismo momento de la presentación una comprobación de coherencia de los datos, quedando únicamente admitida si todos ellos son correctos. Ejemplos de este tipo de comprobaciones son: que el resultado de la suma del importe de una casilla más el de otra arroje una cantidad diferente a la que hemos reflejado; o, que nos apliquemos unos determinados mínimos familiares que sean incoherentes con los datos familiares declarados en la primera página de la declaración, etc.
  • Si la declaración presentada ha sido formalizada en papel impreso, la incorporación al sistema informático tardará un poco más, pero también será objeto de la misma comprobación anterior, que se realizará esta vez como un trámite interno tras la aceptación de la presentación de la declaración en las oficinas de la A.E.A.T.
  • A continuación, todas las declaraciones pasan unos filtros informáticos establecidos con diferentes criterios que son los que, en la mayoría de los casos, determinarán si una declaración está correcta y, por lo tanto, puede devolverse su importe, o por el contrario, ha de ser comprobada previamente.

Únicamente cuando una declaración ha sido retenida para su comprobación es cuando suele demorarse su supuesta devolución, aunque, a su vez, ésto tampoco es indicativo de que vayamos a recibir algún tipo de requerimiento. En unos supuestos, tras la comprobación, se determina que todo estaba correcto, pasando a la “bolsa” de las devoluciones. En los demás, sí que podremos ser objeto de algún tipo de requerimiento para una comprobación más exhaustiva.

En cualquier caso, y retomando el tema con el que comencé este post, hemos de recordar que el plazo para que la AEAT realice las devoluciones de IRPF finaliza el 31 de diciembre de cada año, y que, si éstas se llegaran a efectuar en un plazo posterior llevarían además los correspondientes intereses.

En el fondo, muy fondo, creo que la rapidez en la gestión de las devoluciones de IRPF a quien verdaderamente benefician es a las entidades financieras, ya que muchas personas recibien sus devoluciones en marzo o abril y cuando llegan las vacaciones ya se han gastado el dinero con el que pensaban irse de veraneo, de esta manera terminan pidiendo un préstamo a su Banco o Caja de ahorros para poder irse de vacaciones.

En relación con este tema, os invito a recordar el post que escribí el pasado 23 de julio en el que explicaba la forma de consultar el estado de las devoluciones.


Anuncios
Comments
2 Responses to “Nos hemos acostumbrado a las devoluciones rápidas”
  1. blackdos dice:

    La verdad es que me encanta el estilo que le has dado a tu blog, un diseño elegante y funcional, el contenido la verdad es que merece la pena. Tambien me gustaria agradecerte el comentario que has dejado en mi blog y que me hayas agregado a tu blogroll.

    Yo sin duda después de ver tu blog, no dudaré en agregarte al mio y en pedirte permiso para poder citarte en los post que tengamos en común, ya que tus temas son complementarios a los mios.

    Un saludo.

    http://conocetusimpuestos.blogspot.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: